La cultura en tiempos de internet

El concepto de netcultura deviene de una palabra compuesta. En primer lugar, del concepto net-red que hace referencia a Internet, es decir a las nuevas tecnologías aplicadas a la vida de las personas y al comportamiento de las mismas en esta nueva era.

El concepto de cultura, por su parte, y siguiendo la definición del profesor Merrill, el cual define la cultura como: «producto de la interrelación humana”.

Este catedrático norteamericano de sociología considera que la cultura es lo que se obtiene al estar el hombre o la mujer interrelacionados con otros seres humanos.

Y no se refiere a lo que vulgarmente se conoce como cultura que es lo atribuido a cualquier persona que posea amplios conocimientos, porque una persona que tiene vastos conocimientos puede ser una persona solitaria que no tiene interrelación con las demás personas que viven cerca o lejos y, por lo tanto, en esta definición conceptual de cultura de Merrill, esa persona no sería una persona “culta”.

Esta interrelación humana siguiendo el concepto del profesor Merrill es lo que da lugar asimismo a lo que se conoce como la teoría del grado seis: esta teoría hace relación a que cualquier persona puede llegar a conocer o a contactar con un tercero a través de solamente seis estadios o enlaces personales.

Espacio y tiempo

Por otra parte, las nuevas tecnologías han llevado al límite el tiempo y el espacio, es decir lo han «achicado».

Todos hemos visto que la búsqueda a través de cualquiera de los buscadores en Internet produce resultados en menos de un segundo.

Esto entronca con lo que decía Albert Einstein de que el tiempo es relativo y asimismo el espacio.

De hecho, no existe el uno sin el otro. Por eso, ya está demostrado que el tiempo y el espacio se mueven a lo largo de una misma curva.

El tiempo viaja «casi” a la velocidad de la luz (300.000 km/s) y el espacio se achica y se curva, asimismo, entrelazado con el tiempo.

Sabemos que, en el universo, por eso, no existe la línea recta. Esto puede sorprender a los que solo observan el espacio limitado que se extiende enfrente a nuestros propios ojos.

Pero lo invisible solo puede apreciarse con el corazón, en feliz frase de Saint Exupery (“El principito”)

Nosotros vivimos en un universo curvo. Nadie puede caminar en línea recta ni solo ni acompañado. De hecho, esta cualidad de lo curvo es lo que genera felicidad: nadie habla de la recta de la felicidad.

Relaciones interpersonales

En este nuestro mundo, las relaciones de Networking, es decir, el trabajo interpersonal a través de redes personales, son totalmente necesarias.

Un hombre o una mujer solo no es culto, si no “cultiva” las relaciones interpersonales.

En este sentido nadie puede considerarse culto si no está dentro de una red interpersonal: la socialización es lo que nos hace personas…porque nadie puede “personar/sonar” si no está acompañado.

Si nosotros no tenemos ni poseemos las interrelaciones con otros seres humanos, no podemos considerarnos cultos.  

Precisamente por eso la netcultura es necesaria para poder interrelacionarse en esa plataforma de despegue, aprendizaje y obtención de resultados.

Esa plataforma a su vez se interrelaciona, en nuestro caso, con los clubes de emprendedores o Networkers, que son nada más y nada menos que nuestros compañeros de viaje que nos estimulan, nos ayudan y promueven y que, en definitiva, constituyen un paraguas protector para las inclemencias de esta vida no fácil del mundo de los negocios y del emprendimiento.

Un emprendedor «culto” y relacionado está preparado para emprender junto a sus pares cualquier negocio. Conociendo los puntos básicos del mismo: organización/compraventas-clientes/financiación/trabajo en equipo/negociación/legalidad/seguridad/nuevas herramientas/procesos mentales/etc.

Las edades

Desde Netcultura, y como director general animo a los emprendedores presentes y futuros a unirse a nuestra Asociación para desde ahí y con el respaldo y solvencia de un club de emprendedores como KCN afrontar los retos del nuevo siglo.

Tenemos que ser conscientes de que estamos entrando en una nueva era que podríamos llamar digital, Virtual o cibernética.

Todos nosotros conocemos que la historia de la humanidad, se divide después de la prehistoria, en la edad antigua, edad media, edad moderna y edad contemporánea.

Edades que comienzan con unos eventos significativamente importantes.

Por ejemplo, la revolución francesa fue un hito a partir del cual se empieza a contar la edad contemporánea.

Parece lógico pensar que esta pandemia del COVID-19 ha cambiado muchos paradigmas de nuestra sociedad por lo que estamos entrando a partir del año 2019 en esta nueva era digital como antes he señalado.

Sin embargo, tenemos que recurrir a la tradición para saber que el hecho de que nos sintamos acompañados en este difícil caminar, con obstáculos internos y externos que hacen que el triunfar como emprendedores sea cada vez más difícil.

Es lógico que aplicando el refrán dime con quién andas….  lleguemos a la conclusión de que esta compañía es la que ahora ofrece Netcultura para poner las bases necesarias y poder así obtener unos resultados positivos en esa andadura como emprendedor.

Actitud emprendedora

Asimismo, el refrán de que la unión hace la fuerza materializado en la teoría del grado seis al que antes hemos hecho referencia, va a producir que uno vaya caminando no solo sino bien acompañado.

Por ello mi recomendación a los actuales y futuros emprendedores de Netcultura o del club de Networkers KCN, es que entren en este tipo de relaciones interpersonales con el sentimiento de que aportando sus experiencias podrán obtener mejores resultados.

Es mucho más importante esta actitud proactiva, es decir, dar antes de recibir para que, si todos nosotros compartimos este pensamiento, vamos a compartir y a recibir.

El “Homo faber” que decían los clásicos es el emprendedor que quiere construir un mundo mejor para la sociedad. Porque si todos aportamos un grano llegaremos a conseguir un gran granero.

Como muy bien dicen los japoneses, las alegrías compartidas aumentan el placer y las penas compartidas, disminuyen el dolor.

Trabajar en equipo reparte el trabajo y multiplica los resultados.

Esa es nuestra mentalidad, la de los hombres y mujeres de Netcultura y de KCN.

Alberto J.G: Atanes

Director Netcultura.

¿Es lo mismo Networking que Network Marketing?

Aunque ateniéndose al nombre, pueda parecer el mismo concepto, el Networking y el Network Marketing, definitivamente, no son lo mismo.

Hay dos cosas que estos dos conceptos tienen en común: La utilización de la palabra “Network” y que, en ambos casos, funcionan como formas alternativas de mover y promover tus productos o servicios.

Ahí terminan todas las coincidencias.

El Network Marketing

El Network marketing, es un viejo conocido, solo que muchos lo reconocerán mejor por sus otras acepciones: Negocio multinivel o marketing de redes. De hecho, no es realmente un concepto tan nuevo.

Allá por los años 30, el Dr. Carl Rehnborg creó el primer multivitamínico conocido. Comenzó a vender su producto bajo el nombre de “California Vitamin” renombrando la compañía en 1939 a “Nutrilite”. En 1945, creó el primer sistema de mercadeo multinivel…el network marketing.

El marketing de redes, se refiere, de forma específica, a un sistema de venta usando las redes de contactos. es básicamente, una manera de vender productos en la que los vendedores no obtienen beneficio únicamente por las ventas realizadas, sino también por las ventas que realizan las personas coordinadas por él.

Se crea, en definitiva, una cadena de vendedores y compradores, solo que, en este caso, los primeros, reciben comisiones de las ventas que han sido generadas por debajo de ellos.

Para no caer en lo injusto, resulta vital, diferenciar el Network Marketing (negocio multinivel) de un sistema piramidal o sistema Ponzi, ya que estos, en muchos casos, pueden resultar en estafas, y de hecho son ilegales.

Se podría afirmar que, el Network Marketing es una forma de emprendimiento, una manera totalmente respetable de promocionar tu negocio, y cuya tendencia de crecimiento es estable. Es un modelo de negocio fundamentado y con diversas organizaciones internacionales que lo regulan.

El Networking

En el Networking se busca, de igual forma la promoción del negocio, solo que su base se cimenta en la confianza.

Al hablar de Networking, focalizamos en la gestión de nuestra red de contactos. Mediante el uso de herramientas, técnicas o, como en el caso de KCN Club de negocios, comunidades que nos facilitan las anteriores para mejorar nuestro hábitat como empresarios o emprendedores, creando relaciones de negocios estables y duraderas.

Esperamos haber contribuido a aclarar un poco estos términos que, a veces con cierta intencionalidad, se confunden.

Nos encantará que dejes tus comentarios, y de hecho te invitamos a hacerlo.

David Coca

Sobre modelos de negocios e ideales

A pesar de llevar más de 30 años como emprendedor todavía me sorprenden muchas cosas sobre el emprendimiento.

He tenido el privilegio de acompañar durante los últimos 10 años, a muchos emprendedores en los inicios de sus proyectos aportando algo de experiencia y claridad. Con los procesos de “mentoring” que, gracias a diversas organizaciones, he podido impartir, y hoy me hago una reflexión que quiero compartir contigo.

¿Qué es lo fundamental para emprender? ¿Por qué la mayoría de los emprendedores y startup fracasan? ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar modelos de negocio sencillos que nos pueden aportar conocimiento al inicio de nuestras andanzas empresariales?

La vieja escuela

Durante muchos años yo he sido un empresario “de la vieja escuela”, incluso cuando decidí formarme como director y gestor de PYMES. Aprendí unos modelos de negocio que, a mi entender, hoy en día son obsoletos y limitan mucho la capacidad de emprendimiento.

Antes cuando tenías una idea (o la copiabas de algo que habías visto por ahí) lo primero en lo que pensabas, era en el capital para llevarla a cabo. Te metías en un préstamo personal o hipotecario, quemabas tus ahorros o recurrías al famoso FFF (Friends, Fools & Family).

Después con el dinerito en tu cuenta, y tu empresa constituida, buscabas un lugar donde desarrollar tu actividad. Te metías en gastos fijos sin ni siquiera haber empezado a pensar en facturar.

Empezabas la producción (si se trataba de un producto), contratabas personal, almacenabas, pensabas en campañas de venta y por fin tu producto veía la luz… ¿pero que pasaba si tu producto no le gustaba al público? Pues imagínate, a cerrar y deudas para toda la vida. Se te han pasado las ganas de emprender porque en nuestro país una deuda es como un diamante… es decir para siempre.

Un sistema obsoleto todavía promulgado por aquellos que enseñan a abrir empresas pero que no han sufrido en sus propias carnes lo que es “quemar” tus sueños y tus recursos y empezar, no de 0, si no de -100.000…

Hoy en día hay muchos sistemas mediante los cuales poder arrancar un proyecto y lanzar un producto sin apenas riesgo. Con una inversión mínima y con la siempre posible incorporación o compra por parte de empresas o proyectos más grandes.

Mis favoritos

Entre mis favoritos está la “Lean Startup” donde podemos apostar por el “producto mínimo viable”. Poner en el mercado la versión “beta” de nuestro producto o servicio para que los “early adapters” lo validen antes de una producción masiva.

Puede parecer extraño, pero para muchos emprendedores esta es la oportunidad de hacerse visibles. Hay gran cantidad de ideas que se pierden por no “atreverse” a salir al mercado.

Esta es una fórmula que te invito a conocer en profundidad, hay mucha información al respecto y puede ser el “globo” que estabas buscando para sacar a flote tu proyecto.

También quiero romper una lanza a favor de un sistema de distribución que cambió radicalmente mi idea de expansión de un negocio: el Network Marketing o Mercadeo en Red.

Un sistema que tiene muchos detractores por falta de conocimiento de lo que en realidad es.

En el año 2010 un amigo me invitó a una de “esas reuniones” donde te proponen que te hagas distribuidor de un producto multinivel.

Yo, en aquel entonces, tenía mi empresa consolidada y me iba bien, aunque pasaba por un mal momento emocional por la reciente pérdida de mi padre.

La persona que nos hizo la presentación nos habló de un libro que se ha convertido en uno de los libros de cabecera. Lo recomiendo a cualquier persona que esté pensando aventurarse en el mundo de los negocios y en especial del emprendimiento.

Estoy hablando de “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki. Para no hacerte “spoiler” del libro sólo voy ha hacer referencia al cuadrante del flujo del dinero. En el, se diferencia entre Empleados, Autoempleados, Dueños de Negocio e Inversores.

En aquel entonces yo me consideraba dueño de un negocio al tener mi empresa, pero la pregunta del presentador de aquella tarde me hizo replantearme todo: “¿Si tu no vas a trabajar tu empresa funciona?”

La mente es como un paracaídas…

Efectivamente, da igual el tamaño de tu “jaula” o el material del que esté hecha. Si no puedes salir de ella sigues siendo Autoempleado, por mucho que ganes.

Entonces descubrí un modelo de distribución que me permitía tener promotores de mi producto por todo el mundo sin tener que contratarlos como empleados, usuarios contentos que quieren recomendar el uso del producto a otros posibles usuarios y ganar algo de dinero por ello.

Así descubrí la industria del Network Marketing que cambió mi manera de pensar y me abrió al desarrollo personal, porque no hay desarrollo profesional sin antes desarrollo personal.

En otra ocasión te hablaré de la teoría del “síndrome del techo de cristal”.

Si todavía no conoces este sistema de distribución atrévete a descubrirlo. Eso si, presta especial atención a con quién trabajas, ya que es fácil equivocarse con otros sistemas no legales, que buscan sólo el beneficio económico de unos pocos como los ponzi.

Para mí el mejor filtro para diferenciarlos es preguntar: “¿Cuál es realmente el producto o servicio que recomendamos?” Si la respuesta no es clara y precisa desconfía y busca el asesoramiento de un profesional.

Recuerda que en los negocios como en la vida debes aplicar la frase de Einstein: “La mente es como un paracaídas, no sirve de nada si no se abre”.

Atrévete, el cambio que necesita el mundo se producirá a través del emprendimiento.

Charly Relaño.

Fiscalidad o cómo declarar una donación efectuada

Ahora vienen “momentos fiscales” y tenemos que hacer cuentas en nuestra declaración como todos los años.

Somos conscientes de que, si recibimos una donación, ésta se declara en el impuesto de sucesiones y donaciones. Pero muchos, desconocen que el propio donante puede tener que incluir esta operación también en su declaración de la renta.

¿Por qué los donantes han de declarar la donación?

Como regla general, cuando transmitimos un elemento de nuestro patrimonio, debemos declarar una ganancia o una pérdida patrimonial (la diferencia entre el valor por el que adquirimos el bien y el valor de mercado por el que transmitimos). Esa transmisión se puede producir obteniendo algo a cambio (como, por ejemplo, en una compraventa) o sin que la persona o entidad que recibe el elemento del que nos desprendemos nos ofrezca ninguna contraprestación, como sucede en las donaciones o las herencias, por ejemplo (transmisiones a titulo lucrativo).

No obstante, existen algunas excepciones, en las cuales el donante no tiene que declarar la ganancia o pérdida patrimonial. Y esto puede ser una ventaja.  Las más importantes destacan:

  • Donaciones de la vivienda habitual cuando el donante es mayor de 65 años o se encuentra en situación de gran dependencia o dependencia severa
  • Donaciones de determinados negocios y participaciones en empresas al cónyuge, los descendientes o los adoptados.

¿Cómo se calcula lo que debe declarar el donante?

El donante deberá declarar el importe positivo o negativo que resulte de la diferencia de restar al valor de transmisión, el valor de adquisición. El valor de adquisición se calcula de forma distinta dependiendo de si la adquisición se efectuó gratuitamente u ofreciendo algo a cambio. En este último caso, será la suma de los siguientes importes o cantidades:

  • El importe real por el que se ha efectuado la transmisión.
  • El coste de las inversiones y mejoras que se han realizado mientras permanecía bajo nuestra propiedad, pero no los gastos de conservación y reparación.
  • Las cantidades correspondientes a los tributos y gastos que se pagaron con ocasión de la adquisición.
  • A esta suma se le resta el valor de las amortizaciones que le hayan correspondido al bien a lo largo de los años que ha permanecido en nuestro patrimonio.

En caso de que la adquisición sea a titulo lucrativo, por donación, el valor de adquisición se calcula de forma semejante, pero teniendo en cuenta que por importe real de la adquisición se tomará el valor que resulte de la aplicación de las normas del impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISD), sin que pueda exceder del valor de mercado. En caso de un inmueble suele ser el valor que aparece en el registro de la propiedad.

Precisamente, para calcular el valor de la transmisión, en las donaciones se considera también el valor a efectos del ISD (con el límite del valor de mercado) más los gastos y tributos que haya tenido que pagar el donante.

Un ejemplo ilustrativo

Como esto puede ser un caso complicado os voy a poner un ejemplo.

Supongamos que un padre adquiere una vivienda por 100; paga unos gastos de gestoría, notaría, registro, etc. de 5; al cabo de un tiempo realiza unas obras de mejora por valor de 30 y, durante el tiempo que ha sido propietario de la casa, las amortizaciones correspondientes han ascendido a 25. Se la dona a su hijo, que declara 180 en el ISD. El padre deberá declarar en el IRPF:

+Valor de transmisión: 180

– Valor de adquisición: 100+5+30-25=160

Total, a declarar: 20

Si, por ejemplo, las mejoras hubiesen costado 60 en lugar de 30, el padre declararía una pérdida por valor de 10, al ascender el valor de adquisición hasta 190.

Si de todas formas tienes algunas dudas, puedes consultarme al teléfono 699 64 12 20

JIV

red

La Esencia del Networking

La palabra networking, se podría traducir simplemente como: red de trabajo. Pero no es solo eso, ni tiene nada de simple.

De una u otra forma, en algún momento, todos hemos hecho ya networking, sin saber siquiera que lo estábamos haciendo.

Desde siempre, el ser humano ha necesitado socializar, crear comunidad: familia, amigos, compañeros de trabajo; e igualmente, desde siempre ha necesitado colaboradores, proveedores y clientes.   

El networking va precisamente de eso.

Se define como: una estrategia laboral que consiste en la creación y establecimiento de una red de contactos profesionales con personas que tienen intereses similares a los nuestros.

Esta estrategia permite crear sinergias y oportunidades laborales o de negocio, y puede ofrecer oportunidades de crecimiento, referenciando así, tu empresa, tu proyecto o tu negocio.

La fórmula, pasa por el aprovechamiento de tiempo y espacio en el que conocer personas que puedan aportar, y a las que poder aportar, además de experiencia, recorrido y aprendizaje.

El propósito del networking, es en definitiva sumar y multiplicar.

Sumar conocimiento, oportunidades de negocio, mejoras en tus capacidades…Multiplicar tu red de contactos, tu carácter, tu dimensión frente a inversores, futuros clientes o interesados en tu mercado.

David Coca.

ojo

Sobre grifos abiertos y mascarillas abandonadas

Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y de la primera no estoy seguro”, con esta magistral frase Albert Einstein ponía de manifiesto una de las esencias del ser humano. El egoísmo insolidario bajo la “mascara” del despiste o de la “falta de conocimiento”.

¿Cuántas veces hemos hecho algo que en el fondo sabíamos que no se podía hacer, pero nos hemos excusado con “ah, no lo sabia”? o “es que no lo he hecho nunca” o “siempre lo he hecho así y nunca nadie me ha dicho nada”.

Justificaciones vacías que no denotan otra cosa que una falta de educación, no cultural, si no de algo que todos deberíamos cultivar y fomentar, los valores.

Y es que a pesar de todo lo que está pasando parece que no hemos aprendido que lo que nosotros tratamos de justificar, la mayoría de las veces perjudica (y mucho) a otros.

Parece que si no lo vemos no ocurre, y estamos engañando a la persona a la que no deberíamos mentir nunca, que somos nosotros mismo.

Según se le atribuye al gran Groucho (aunque parece que no fue una frase original suya). “Tengo unos principios, y si no le gustan, tengo otros”, y es que parece que actuamos exactamente así.

Nos las damos de “ecologistas”, “solidarios”, “de mente abierta” pero en realidad no prestamos atención a la “huella” dejamos en el planeta y en sus habitantes, humanos o no.

Con el famoso “no pasa nada” o “para una vez que mato un perro…” lo tenemos solucionado, conciencia tranquila, hala a dormir a pierna suelta.

No vemos que en realidad “grano no hace granero, pero ayuda al compañero” y que, como dijo la madre Teresa “Si cada persona limpiara la puerta de su casa el mundo entero estaría limpio”.

No trato de enjuiciar o de “moralizar” a nadie. Cada uno tenemos nuestros derechos, pero antes nuestras responsabilidades. No podemos pretender disfrutar de unos sin antes cumplir con los otros.

¿Dónde empiezan tus derechos y dónde acaban los de los demás?

Una sociedad “yoista” donde el individualismo es cada vez más manifiesto y que, además, en un momento de falta de contacto social, de videoconferencias en pantalones cortos y caras tapadas, está pasando por un momento de desensibilización global.

Nos dejamos el grifo abierto, pero “no pasa nada que el agua la pago yo”, se nos cae la mascarilla al suelo y no la recogemos porque “para algo pagan al barrendero” (sin pensar en dónde puede acabar).

 En la rotonda “tengo prioridad” o “tengo prisa” que “espere el otro” … NO hay otro.

Si algo tuviésemos que aprender en estos momentos inciertos es que somos uno, que de las situaciones difíciles sólo se sale acompañado, que la pena compartida es media pena y la alegría compartida doble alegría.

Pero para que esto ocurra, para que todo mejore, tenemos que hacer nuestra parte. Ya no sirve “escaquearse”. Ya no sirve mirar para otro lado. Hay que “cerrar el grifo” y “doblar el espinazo” para recoger lo que se te cae.

Hay quienes piensan que existe la reencarnación, otras vidas, y puede que tengan razón, pero por si acaso vive y disfruta esta desde el respeto y la armonía con tu ecosistema.

Porque la tierra estaba aquí antes que nosotros y seguirá estando después de nosotros.

La Naturaleza es sabia y puede que nos haya dado un toque de atención con todo lo que está pasando. ¿Vamos a aprender y a rectificar o vamos a por la “tarjeta roja”? Tu decides…

Muchas gracias y BUENA VIDA.

Charly Relaño

perro y hombre con paraguas

Beneficios de tener una mascota

Todos, alguna vez, hemos oído hablar de los beneficios que aporta tener una mascota. Para saber un poco más sobre este tema, hemos hablado con la psicóloga y coach personal Nuria Álvarez.

Nuria se confiesa enamorada del desarrollo personal y está especializada en inteligencia emocional, dice que trata de aprender y enseñar todo aquello que nos ayude a ¿por qué no vivir mucho mejor?

A nivel profesional acerca la psicología y el coaching principalmente al adulto mayor y a los cuidadores, pues apuesta por un envejecimiento activo y saludable, sin olvidar a las personas que dedican gran parte de su tiempo a cuidar de ellos. 

– Hay veces que cuando no se tiene pareja, o cuando se ha enviudado se recurre a la compañía de un animal. ¿Por qué? ¿Cómo puede un animal ayudarnos a sobrellevar este sentimiento de soledad?

Cuando la casa se nos hace grande y los silencios muy frecuentes, tener un animal puede ayudar a que esa sensación de soledad, se reduzca o incluso desaparezca.

Los animales, nos aportan compañía; siempre están ahí, tanto en los momentos más tristes, cuando necesitamos “una dosis” de cariño, como en los momentos más felices, cuando queremos transmitir y compartir nuestra alegría.

Dedicarles tiempo y responsabilizarnos de su cuidado, acortan mucho esas horas que, antes, nos podían parecer eternas. Sentirles cerca, hablarles o simplemente saber que están, aunque sea en otra habitación, ayuda a que ese sentimiento de soledad se vuelva menos incómodo.

– ¿Qué beneficios tiene para nuestro estado de ánimo el tener mascota?

Muchos estudios confirman que tener una mascota reduce el estrés y mejora nuestra salud y estado de ánimo. Creo que quien comparte, o ha compartido su vida con un animal, conoce esos efectos. 

El saber que estarán en casa esperándonos y listos para darnos la bienvenida, o que podremos compartir nuestro tiempo con ellos, nos ilusiona y nos ayuda a desconectar (sobre todo si el día ha sido difícil).

Acariciarles, jugar con ellos, darles cariño y recibirlo nos aporta bienestar y nos relaja. Facilita que, durante un rato, no prestemos tanta atención a nuestros problemas, o incluso, los veamos de otra manera.

Además, no nos sentimos juzgados ni criticados por nuestras mascotas sino todo lo contrario; sentimos que nos aceptan y nos quieren tal y como somos. Eso nos aporta seguridad y favorece nuestra autoestima.

– ¿Esos beneficios existen igual si interactuamos con animales de forma puntual?

Existen tratamientos terapéuticos, como la terapia asistida con animales, en los que el trato e interacción con un animal favorece el estado físico y psicológico del paciente.

Estos efectos beneficiosos que nos aportan los animales no aparecen, por tanto, únicamente cuando convivimos con ellos; sino que también podemos lograrlos con encuentros más esporádicos.  

Con los animales no tenemos que ocultar o disfrazar nuestros sentimientos. Sentimos su aceptación incondicional desde el primer momento y, eso, favorece nuestra expresión emocional.

Además, este trato puntual también promueve la aparición de emociones agradables cuando les acariciamos, jugamos o, simplemente, cuando están a nuestro lado.

Esta interacción reduce nuestros niveles de ansiedad, nos tranquiliza y nos aporta el cariño que, muchas veces, necesitamos.

– ¿Puede un animal suplir la interacción con otras personas?

Las interacciones que tenemos con las personas son más complejas que las que podemos tener con los animales.

El intercambiar opiniones y sensaciones con otras personas, sentir que nos comprenden, recibir su apoyo y cariño (no podemos olvidar la importancia del contacto físico y los beneficios de, por ejemplo, un abrazo), es un tipo de interacción diferente y necesaria.

Encontramos un sin fin de beneficios en la compañía y trato con los animales; pero no por ello podemos decir que es capaz de sustituir la interacción con las personas. Cada cual aporta ciertos beneficios y satisface ciertas necesidades; por lo que lo ideal sería disfrutar de las dos.

Eso sí, siempre con responsabilidad, ni las personas ni los animales son de usar y tirar.

Nuria Álvarez (Psicóloga especializada en Inteligencia Emocional y Coach Personal).

tasa

Educación Financiera: Concepto y elementos de una renta financiera

Muchas veces la gente, dentro de la cultura financiera no entiende o no sabe calcular rentas financieras, que son básicas para computar, por ejemplo: la anualidad de una hipoteca (sistema francés).

En este artículo voy a definir qué se entiende por una renta financiera y cuáles son sus elementos, para así poder entender mejor una renta financiera.

La renta se define como un conjunto de capitales con vencimientos equidistantes de tiempo. Para que exista renta se tienen que dar los dos siguientes requisitos:

  • Existencia de varios capitales, al menos dos.
  • Periodicidad constante: es decir, entre dos capitales consecutivos debe existir siempre el mismo espacio de tiempo (cualquiera que sea: anual, trimestral, mensual…).

Elementos de una renta financiera:

  1. Fuente de la renta: Entendido como el fenómeno económico que da origen al nacimiento de la renta.
  2. Origen (o): Momento en el que comienza a devengarse el primer capital.
  3. Final (n): Momento en el que termina de devengarse el último capital.
  4. Duración (n-o): Tiempo entre el origen y el final de la renta.
  5. Término: Cada uno de los términos que componen la renta (Ci).
  6. Período: Intervalo de tiempo entre dos capitales consecutivos.
  7. Tanto de interés: Tasa empleada para mover los capitales de la renta.

Para poder valorar y desplazar un elevado número de capitales con relativa facilidad se utilizan las rentas financieras. Éste es por tanto su objetivo, desplazar en el tiempo un grupo de capitales a la vez.

Así, podemos obtener valores finales o actuales de rentas y podemos compararlas entre sí.

También podemos aplicar las rentas para calcular la cuantía de los pagos periódicos de la renta (el término).

Y, por último, podemos calcular cual es el tipo efectivo de la operación (en préstamos sería la TAE).

Si necesitas ayuda al respecto o solo tienes alguna duda, puedes contactar conmigo al teléfono 699 64 12 20.

JIV